Puede que en estos días no puedas dejar de preguntarte cosas. ¿Qué pasará con mi trabajo? ¿Afectará este virus a mi salud? ¿A mis seres queridos? ¿Cuánto tiempo durará este confinamiento? ¿Qué pasará después?

Busca dentro de ti.

Intentaba buscar alguna similitud con el «antes», con el antes de que pasara todo esto, y cada vez que dedico algo de tiempo a mirar lo que está sucediendo ahí afuera, me pongo a pensar que está sucediendo «aquí» adentro. Sí, aquí, dentro de mí y por consiguiente dentro de cada uno de nosotros.

Y ¿sabéis que veo? , que todo el mundo busca «respuestas», y tal vez por ello, me viene a la cabeza que las respuestas vienen de las preguntas, y la calidad de la respuesta viene directamente determinada por la calidad de la pregunta.

Haz buenas preguntas.

Si planteamos una pregunta equivocada, obtendremos la respuesta equivocada y sólo, si nos planteamos la pregunta correcta, obtendremos la respuesta correcta.

Si planteas la pregunta más potente posible, la respuesta puede ser de las que te cambien la vida.

«Juzga a un hombre por sus preguntas y no por sus respuestas»

Voltaire

El método socrático.

El método socrático, unos de los pilares en los que se fundamenta el coaching, tiene más de dos mil años de antigüedad y consiste en enseñar mediante preguntas.

Hoy más que nunca es el momento de hacerse buenas preguntas.

La vida es una pregunta y nuestra manera de vivir es, la respuesta. El modo en que nos formulamos las preguntas que nos hacemos determina las respuestas que acaban por convertirse en nuestra vida.

La dificultad estriba en que la pregunta adecuada no siempre resulta obvia y que éstas, las preguntas, no vienen con un manual de instrucciones.

Para encontrar nuestras propias preguntas, cada uno de nosotros tendremos que visualizar nuestra trayectoria, trazar nuestros mapas, y fabricar nuestra propia brújula.

Para encontrar las respuestas que buscamos, deberemos inventarnos las preguntas adecuadas, así que no nos queda más remedio que concebirlas por nuestra cuenta.

No se trata de tomar una decisión, porque eso te lleva a tomar una decisión cualquiera, sino de tomar la mejor decisión.

¿Que és lo que puedo hacer ahora ,, ?

¿Cúal es hoy, tu proyecto de mayor prioridad?

¿Que tarea es indispensable que tengas que terminar hoy?

¿Tienes que hacerlo ahora? o por el contrario ¿Puedes hacerlo más adelante?

¿Puedes hacer otra cosa en su lugar?

¿Que vas a hacer a partir de hoy para acercarte a tus objetivos?

¿Que tareas van a ser prioritarias a partir de hoy?

¿A qué compromisos vas a ser capaz de renunciar a partir de ahora?

Te invito a que dejes fluir cualquier pensamiento que surja. No pretendas ser otra persona más que tu mismo.

No seas duro contigo mismo. Tómate unos minutos para reflexionar, para dejarte sentir las respuestas.

Se compasivo contigo mismo y anota tus logros y tus progresos que hayas conseguido.

La mejor manera de lidiar con las «distracciones», con esas cosas que no te hacen sentir bien, es ser conscientes de ellas.

Siempre tienes la oportunidad y la posibilidad de elegir quien quieres ser.

Si te gustaría compartir tus respuestas o tus opiniones a través de mi página de Facebook o del blog :

Estar en sintonía con el momento actual.

Te invito a que te permitas estar en sintonía con el momento actual en el que estamos viviendo. Te invito a que te permitas estar, donde estás ahora, haciendo exactamente, lo que estás haciendo y desde ahí es donde uno puede empezar a hacer posibles, todas las increíbles posibilidades que te da la vida.