Hoy, al salir de una sesión en la que un cliente me decía que se sentía tremendamente infeliz, que las cosas siempre le salían mal, que su pareja le había dejado, y que incluso la suerte y el azar, se había puesto contra él, me encontré con éste texto que con el permiso de su autor Marc Reklau me permito compartir con vosotros.

¿Estás satisfecho con tu vida?

Mira a tu alrededor. ¿Qué ves? ¿Qué tal el ambiente y las personas que te rodean? Piensa en tus actuales condiciones de vida: el trabajo, la salud, los amigos, las personas que te rodean.

¿Qué aspecto tienen? ¿Estás contento con lo que ves?

¿Estás contento con lo que ves?

Ahora mira dentro de ti. ¿Cómo te sientes ahora mismo en este momento? ¿Estás satisfecho con tu vida? ¿Estás deseando más? ¿Crees que puedes ser feliz y exitoso? ¿Qué le falta a tu vida para llamarla feliz o exitosa?

¿Porqué algunas personas parecen tenerlo todo, y los demás, nada? La mayoría de la gente no tiene ni idea de cómo consigue lo que consigue.

¿Le echas la culpa a la suerte o al azar?

Algunos de nosotros simplemente echamos la culpa a la suerte y al azar.

Siento tener que ser yo el que te diga: «¡Lo siento, amigo! ¡Tú has creado la vida que tienes! Todo lo que te sucede es creado por ti. No es un resultado de la suerte o las circunstancias.

¿Te preguntas lo que realmente quieres en tu vida?

La verdadera tragedia es que, si sólo te detuvieses por un momento, y te preguntaras lo que realmente quieres en la vida, escribieses tus objetivos y empezaras a trabajar por ellos, podrías realmente conseguir lo que tú consideras milagros.

¿Quieres cambiar algo en tu vida?

Lo veo cada día en mis consultas de coaching: personas que vienen a mí porque quieren cambiar algo en sus vidas y en vez de esperar y soñar con una vida mejor, cogen el asunto con sus propias manos y comienzan a tomar medidas.

Sabes? Los resultados son maravillosos.

¡Estás viviendo la vida que has elegido!

Acuérdate: ¡Estás viviendo la vida que has elegido! Porque creamos nuestra vida cada momento a través de nuestros pensamientos, creencias y expectativas, y nuestra mente es tan poderosa que nos dará lo que le estamos pidiendo. ¡Lo bueno es que puedes entrenar tu mente para que te dé solo lo que quieres y no las cosas que no quieres! Y la cosa se pone aún mejor: puedes aprender a lidiar con las cosas que no se pueden controlar de una manera más eficiente y menos dolorosa.

El mensaje más importante de este post es: ¡tu felicidad depende de ti y de nadie más!

Si estás dispuesto a ser feliz!