Hacer limpieza abre nuevas perspectivas.

Muchos de los clientes que tengo vienen porque tienen tantas tareas acumuladas que no saben por donde empezar. Si tú eres uno de ellos, te recomiendo éste artículo.

Resuelve los temas pendientes.

Resolver temas pendientes, ya sean grandes proyectos o simples temas de organización y limpieza, te permite tener más energía para responder a cualquier nueva situación presente. A menudo no estamos seguros de qué hacer a continuación o que asunto abordar primero.

¿Te pasa alguna vez que no sabes que hacer a continuación?

Cuando te ocurra eso, lo que debes hacer es limpiar alguna cosa o terminar algún asunto pendiente: algo obvio y que tengas justo delante de ti. Pronto encontrarás la energía y la claridad necesaria para saber qué hacer a continuación, y habrás desarrollado una actitud más efectiva en todos los frentes.

Procesa tu bandeja de entrada, revisa tus correos electrónicos o limpia el cajón de tu escritorio. Igualmente tenías que hacerlo en algún momento.

¿Cuándo fue la última vez que revisaste tu lista de proyectos?

Cuanto más tiempo lleves sin hacerlo, más estrés innecesario estarás acumulando.

¿Tienes una lista de proyectos?

Si todavía no tienes una lista de proyectos, lo primeros que debes hacer es conseguir un dispositivo para registrar tus ideas, basta un simple bloc de notas que puedas llevar a cualquier parte. Cualquier cosa que sirva para escribir o bien registrar lo que sea que se te ocurra allí donde estés.

Desde un punto de vista intelectual es importante sacar de tu mente todo aquello que pueda tener valor en el futuro o que te pueda llevar a nuevos acuerdos contigo mismo y con los demás.

Escribe todo lo que se te ocurra.

Es preciso que pongas en práctica esa idea escribiendo todo lo que se te ocurra, y si al leer esto se te está ocurriendo alguna cosa que «hacer»: ¿Dónde estás anotando?

Hay que simplificarlo tanto como sea posible.

Albert Einstein

¿Cuáles son las áreas de tu vida en las que podrías poner orden hoy?

El stress proviene del incumplimiento de acuerdos a los que has llegado contigo mismo. La única manera de aliviarlo es cancelando los acuerdos, cumpliéndolos o renegociarlos, pero no puedes renegociar contigo mismo acuerdos que has olvidado.

¿Hay algo pendiente que deberías hacer y estás evitando?

¿Cómo te sentirías si no tuvieras que preocuparte por las cosas que no has hecho?