Estoy seguro de que alguna vez has escuchado frases como «si pasas la mitad de tu tiempo planificando vas a hacer todo el doble de rápido», o «si no sabes adónde vas, puedes terminar en cualquier lugar». Para evitar que estas afirmacioones e coviertan en una realidad te doy una recomendación básica: planifica y programa las acciones de tu empresa.

¿Funcionas dejandote llevar por la corriente?, ¿vas solucionando las dificultades y apagando incendios según aparecen?, ¿tu comportamiento y reacciones diarias son repetitivas?. Si te identificas con el sentir de estas preguntas entonces este post es para ti.

Si no sabes adónde vas puedes terminar en cualquier lado

Acciones hacia la mejora de tu desempeño empresarial

A continuación te doy algunos tips que a mí me han funcionado y que pueden cambiar tu labor empresarial por completo.

Planifica 

La planificación anticipada de tus días, semanas e incluso meses te ayudará a poner las prioridades correctas en su lugar y lograr un mejor desempeño en tus tareas diarias y en tus metas a corto, medio y largo plazo.

En mi caso, normalmente aprovecho la tarde del domingo para planificar mi semana. Al hacerlo, ahorro tiempo y gano tranquilidad a lo largo de la semana de trabajo. 

Haz una lista de tareas

Anota todas las tareas que tengas pendientes. ¡No te dejes ninguna por muy nimia que te parezca!. No te conformes con ponerlas por escrito. Trabaja en ellas, asigna un tiempo para cada una. Procura tener la lista cerca y a la vista ya que te ayudará a mantener la concentración durante el día. Tacha aquellas tareas que ya hayas realizado. Es una buena manera de observar tu progreso en su cumplimiento, así  como tener muy claro lo que te falta por hacer. 

Acostúmbrate a trabajar en bloques de tiempo

Te recomiendo que trabajes en bloques de 90 minutos con períodos de descanso posteriores de 30 minutos. Si en tu proceso creativo y ejecutivo estás «on fire», entonces trabaja en bloques de 3 horas seguido de un descanso de 2 horas. 

Crea un horario diario

Programa tu día a día sin olvidar incluir tiempo extra para los imprevistos que puedan surgir. En esa programación temporal, no te olvides de programar tiempo libre para la diversión. 

Anota tus actividades en tu calendario

Comprobar tu calendario cada noche para recordar cuáles son tus objetivos y las acciones prevstas para e dia siguiente hará que sepas exactamente qué hacer. Irás directamente al trabajo en lugar de perder el tiempo averiguando qué es aquello que debes hacer.

Contabiliza el número de tareas realizadas

De vez en cuando, comprueba qué has conseguido hacer. Tener un registro de lo que has hecho te dará una visión general de tu productividad. Esto además te ayudará a determinar con claridad si el tiempo que asignas a cada tarea es realista, o por el contrario estás siendo demasiado optimista con tus estimaciones.

Comienza a planificar y ahorra tiempo y esfuerzo

Estos tips que acabo de  compartir contigo me han ayudado mucho aser un mejor gestor de mi tiempo no solo laboral sino también personal. Al organizar y distribuir mejor mi tiempo, he conseguido hacer el espacio mental suficiente para ser más productivo. 

¡Espero que a tí también te sirvan!

planifica y programa

 

¿Quieres planificar tus días y no sabes muy bien por dónde empezar?

 

 
 
 
 
 
 
 

👉🏽 También te interesa LEER Éxito y entorno. Rodéate de los mejores