Las personas de gran éxito tienen claro cuál es su papel en los acontecimientos de la vida. No temen a la realidad. La buscan, la reconocen y la hacen suya. Estas personas revestidas de realización de metas tienen una característica importante y es que asumen en primera persona cada paso del camino que eligen recorrer.

Responsabilidad o victimismo

Cuando ocurre algo en tu vida, ante el hecho en cuestión puedes adoptar el papel de protagonista o el de víctima. Éstas son tus dos únicas opciones: la de ser responsable, o la de no serlo.  Responsable o víctima. Puede sonar duro, pero es así.

Todos los días escogemos una opción u otra. Las consecuencias de la elección que hacemos nos acompañan para siempre. De ahí la relevancia de ser conscientes del papel que elegimos asumir.

¿Qué implica elegir interpretar el papel de víctimas?

Responsabilidad de los otros.

Quienes optan por afrontar las situaciones desde la perspectiva de la víctima tienen una serie de características que se pueden ejemplificar tal y como te detallo a continuación:

  • Evitan la realidad.  Es decir, no hacen las preguntas adecuadas.
  • Rechazan la realidad. Repiten expresiones del tipo: «yo no lo veo así».
  • Buscan culpables, haciendo afirmaciones como «¡si todo el mundo hiciese su trabajo!».
  • Buscan excusas personales. Diciendo «¡no es mi trabajo!». 
  • Esperan y confían en que todo se solucione sólo. Afrontan la vida con un «¡si tiene que ocurrir, ocurrirá!».

El perfil víctima coloca la resolución de los acontecimientos fuera de él.

¿Qué pasa si decides ser responsable?

Tomar la decisión de ser responsable de aquello que ocurre en tu vida, lleva aparejadas actitudes y formas de pensamiento que paso a exponerte para que te hagas una idea clara. Quienes son responsables:

  • Buscan la realidad. Preguntan «¿qué está pasando aquí?». 
  • Reconocen la realidad. Hacen un diagnóstico de situación realista. “La cosa está así». 
  • Hacen suyo el problema. Toman el control señalando con claridad que «¡si va a ser así, será responsabilidad mía!».
  • Buscan una solución. Son los primeros en averiguar cómo afrontar la situación. «¿Que puedo hacer?».
  • Se ponen manos a la obra. ¡Vamos allá!

 


“Nadie que haya dado lo mejor de sí se ha arrepentido” (George Halas. Jugador de fútbol americano y propietario de los Chicago Bears)


Reconoce tu patrón de elección: responsable o víctima

Reconoce tu elección. Coaching Toni Llinás

Ahora que ya te haces una idea de lo que implica ser responsable o ser víctima, ¿sabes cuál de los dos tipos eres?. Cuando sucede algo en tu vida, ¿qué postura tomas?. ¿Eres de los que asume la realidad (responsable) o de los que huye de los problemas (víctima)?.

En tu forma de actuar, ¿eres de los que se ponen manos a la obra?, o por el contrario; ¿eres de los que espera y confía en que los problemas se resuelvan solos?. ¿Tomas decisiones o más bien dejas que las decisiones decidan por ti?.

Te invito además a que reflexiones sobre en que ámbitos de tu vida optas por asumir una actitud de responsabilidad o de victimismo. ¿En la familia, en la pareja, en el trabajo?. Puede que si te cuesta identificarlo, ya lo hayas convertido en un hábito que domina gran parte de tu vida.

“Las personas no deciden su futuro, deciden sus hábitos, y son sus hábitos los que deciden su futuro” (Frederick Matthias Alexander. Actor australiano creador de la Técnica Alexander).

Ahora que sabes identificar cuál es el papel que asumes ante los acontecimientos de tu vida, puede que te interese leer mi post sobre cómo hacerse las preguntas adecuadas lleva a encontrar las respuestas correctas.


También te interesa escuchar MI CHARLA 👉Descubre tu propósito